mis fotos, mis viajes, mis excursiones ...
las flores, los grafitis, los gatos ...
exposiciones
y +



lunes, 28 de noviembre de 2011

EXCURSIONES : LABRAZA

Labraza presenta un conjunto de casas populares apiñadas sobre una colina, se arremolinan por el viento y forman una muralla que protege de las nieves de la Sierra de Cantabria en invierno y del calor en verano a sus habitantes. Para no caer o desplazarse se apoyan en la Iglesia y un torreón anuncia su presencia a nuestra llegada. Recuerda los pequeños recintos amurallados de la zona de Arezzo, en la Toscana Italiana.

No falta nada : iglesia, plazas, entrada en de arco de medio punto que se abre al horizonte, al sol y a la luz de los viñedos alaveses . Una cuidada restauración no ha pervertido los materiales originales. Pequeños detalles : relieve renacentista, canalones curiosos, puertas, ventanas, etc.. Desgraciadamente no pudimos visitar la iglesia. Al exterior planta gótica, posiblemente de planta central renacentista -por las alturas- y torre barroca, típicamente riojana, de denota los esplendores de otras épocas, no sólo medievales.

Y lo más interesante : la fuente del Moro. Bonita fuente porticada, con una escalera interior que en los
tiempos guerras y penurias permitiría proteger la fuente y disponer de agua en el recinto amurallado.

Nos alejamos por una carretera sinuosa camino de la sierra de cantabria que da una vista más amable,
menos guerrera, de campos de trigo cuidados, con los ciriatos en pie, modelando el paisaje en función de las formas, apretados a la tierra. Hasta nuetra próxima visita ...

domingo, 27 de noviembre de 2011

sábado, 26 de noviembre de 2011

jueves, 24 de noviembre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

domingo, 20 de noviembre de 2011

20 DE NOVIEMBRE DE 2011 : RETRATOS


La historia y la memoria nos han enseñado que el mundo siempre ha mejorado.

viernes, 18 de noviembre de 2011

EXPOSICION : MUSEO DEL PRADO: HERMITAGE EN MADRID

Hasta el 25 de marzo podemos visitar las colecciones del Hermitage en el Museo del Prado (Madrid)


... ADEMÁS del acróbata de Picasso, la exposición de los fondos del Hermitage de San Petesburgo (Rusia) constituye la mejor elección del reciente calendario madrileño.

La exposición esta distribuida en dos plantas. La primera destinada a los oros y las pinturas clásicas. Muy interesante la orfebrería de los escitas y la griega, apabullante. En relación a la pintura, para mi la estrella es sin lugar a dudas el muchacho de Caravaggio. Muy interesante : "Lamentación por el Cristo muerto" de Veronés. A ellos se suman Rembrant, Ribera, Hals, Van Dyck y otros.
En la segunda planta otro conjunto interesante, me impresiona "Mujer sentada" de Picasso. En el centro de la exposición, es el lugar merecido (alguien debería haber cedido su obra para este Museo). La obra de Picasso es ingente. Siempre descubres alguna cosa nueva.
En este espacio se han elegido un montón de cuadros de 1908, con unos planteamientos tan variados que sirven para comprender la riqueza de las tendencias de los principios del siglo pasado.

Muy bien organizada de espacios y composiciones,  de iluminación, de acceso de público, con criterios.
Ver recorrido de las imágenes del Museo del Prado

jueves, 17 de noviembre de 2011

AUSENCIA - LOPE DE VEGA

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;
arder como la vela y consumirse
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;
hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada, sobre fe, paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;
creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma y en la vida infierno.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

martes, 15 de noviembre de 2011

EXPOSICIÓN : MUSEO DEL PRADO: PICASSO

En el Museo del Prado duermen varios cuadros de Picasso, el más hermoso :  La acróbata de la bola.
Te quedas sin palabras, extasiado,  ¡maravilla!.
Procedente de Moscú (Museo Pushkin) y hasta el ocho de enero se puede ver esta pintura de contrastres.
Alegría, tristeza ...
Sencillez y simpleza en el conjunto del todo, pura armonía.
Si los pinceles son  planos como de paleta, el color dibuja, crea volúmenes y una línea sinuosa glosa las formas contundentes.

domingo, 13 de noviembre de 2011

sábado, 12 de noviembre de 2011

BODEGÓN : EXTRAÑA FRUTA x BILLIE HOLIDAY


De los árboles sureños cuelga una extraña fruta
Sangre en las  hojas y sangre en la raíz
Negro cuerpo meciéndose en la brisa del Sur
Fruta  extraña, que cuelga de los álamos

Pastoril escena del galante  Sur
Los ojos desorbitados, la boca retorcida
Dulce y fresco aroma  de magnolia
¡Y entonces el repentino olor a carne ardiendo!

Aquí  está la fruta para que los cuervos la picoteen
Para que madure con  la lluvia, para que el viento la chupe
Para que el sol la pudra, para  que los árboles la dejen caer
Aquí está una cosecha amarga y  extraña
(Compuesta y escrita por Abel Meeropol)
Para saber más : wiki 

Hoy estoy un poco triste y la canción de Billie Holliday
me aleja los pensamientos.

viernes, 11 de noviembre de 2011

EXCURSIONES :ANBULOLATZ en IRATI

ANBULOLATZ : camino hacia el haya de las tres brazos

Esta excursión es bastante fácil, pero al hacer el recorrido se nos sumó la niebla y en vez de una excursión de montaña parecía un recorrido por la selva. Nos habían dicho que se tardaba una hora, iniciamos el camino entre la vegetación, sorteando piedras, barro y charcos -pese a la sequía-y no íbamos metiendo en el bosque, subiendo poco a poco. Algunos pensando que nos perderíamos en medio de la niebla. Las ramas y troncos de las hayas dibujaban figuran de trastornadas que nos acechaban a lo lejos. Cada vez más emocionados.
Cuando estábamos a punto a desesperar subimos un poco y aparecen unas praderas, una vaca muerta nos aterroriza un poco más. (Yo no estoy acostumbrada a la niebla, siempre recuerdo las anécdotas de los ansotanos, hablando de la turista que se quedó muerta, con la sonrisa puesta, en medio de la niebla, perdida toda la noche, en pleno verano)
El camino esta perfectamente señalizado, cuando cambia de dirección, en sentido contrario nos damos cuenta de que ya no nos perderemos, bajamos hacia el camino asfaltado.
Desde aquí, en medio de una maraña de hayas y bojes, desde la señales se mezclan en varias direcciones, es donde esta el haya de los tres brazos, calificado como monumento natural. Precio entorno de arboles centenarios. Poquito a poco bajamos tranquilamente hacia el camino de inicio. Saludamos al  haya, y les pedimos un deseo, así como larga y feliz  vida.
Y la sima ¿dónde esta?, aunque mejor que no la encontremos, por si acaso.


Excursión ideal para los más pequeños y los más grandes.
(Gracias a Koldo del servicio de información del Parque de Irati)

jueves, 10 de noviembre de 2011

martes, 8 de noviembre de 2011

MUÑOZ MOLINA : DOMINGO Y DELACROIX

Otoño, Hojas de Arce
No puedo resistir citar el

Artículo del "El País", X MUÑOZ MOLINA : DOMINGO Y DELACROIX:

"El mundo está bien hecho. Al menos algunas veces, en ciertos lugares, en la mañana del último día de octubre en Madrid, que le depara a uno una alegría como de poema celebratorio de Jorge Guillén. Por no se sabe qué fiesta ecuestre, la calle de Alcalá, Cibeles, el paseo del Prado y el de Recoletos están cerrados al tráfico, ya escaso en este largo fin de semana en el que la ciudad se queda más desierta. Pasear cerca de la fuente de Cibeles sin el fragor de los coches ni los pitidos de urgencia de los semáforos es descubrir una ciudad de amplitudes tranquilas y perspectivas ilustradas: el Madrid de todos los días y el Madrid nunca visto, los edificios agrandados por esa transparencia que tiene el aire la primera mañana de sol después de la lluvia que lo limpió todo. Y es un alivio bajar por el paseo del Prado sabiendo que la crisis ha tenido la ventaja lateral de frustrar los planes de renovación insensata del alcalde megalómano. Los árboles colosales, las losas muy pulidas, desgastadas y embellecidas por el tiempo, las fuentes neoclásicas: algo está muy bien hecho, se ha ido haciendo a lo largo de siglos, y a quienes vivimos ahora nos vendría bien la humildad de considerar que nuestra tarea más honorable no es dejar la huella pomposa de nuestro capricho sobre todo lo que existe sino trasladarlo en las mejores condiciones posibles a los que vengan detrás.

...




Leer más

    1969, Gracias a la quiebra que ha dejado en suspenso tantos proyectos de satrapillas delirantes hoy puedo caminar por el paseo del Prado sin miedo a caer en una zanja o a ser atropellado por una excavadora, o a que me dejen sordo taladros aterradores o esas sierras arboricidas que deben de sonar como música en los oídos de los especuladores de terrenos. A lo largo del paseo de Recoletos y del paseo del Prado circula cada fin de semana un flujo saludable de gente que disfruta con idéntica convicción de las arboledas y los jardines de los parques públicos y de las salas de los museos. Lo asombroso no es que haya tanta gente, y que sea tan variada, un público que ejerce con plena naturalidad el pluralismo de gustos, actitudes y condiciones de la ciudadanía democrática; lo que a mí más me asombra, lo que me intriga, es que en los medios no haya apenas eco ni reflejo de esas multitudes, como si se desconociera o se despreciara su existencia. He venido, como muchos domingos, a CaixaForum, donde hay dos exposiciones simultáneas de máxima categoría, una dedicada a Teotihuacan, la otra a Eugène Delacroix. El mundo puede no siempre estar bien hecho, pero este lugar sí lo está: este edificio cúbico como suspendido en el aire y hecho con una mezcla de antigua solidez industrial y de arquitectura práctica y visionaria demuestra que es posible preservar lo más valioso del pasado volviéndolo en parte viva del paisaje presente. Hay tanto público para ver las exposiciones que hace falta esperar en cola a que se despejen las salas. La gente aguarda tomando el sol, conversando, descubriendo detalles en esa fachada de ladrillo que se prolonga en una plancha taladrada de hierro, mirando el jardín vertical que ha convertido una pared medianera en una catarata de vegetación. Mientras espero en cola y tomo el sol practico un poco de sociología casera: jubilados, grupos de señoras, parejas jóvenes, parejas jóvenes con niños que juegan por la rampa o que dormitan en cochecitos, madres y padres concienzudos con hijos de diez o doce años a los que esperan habituar a la contemplación del arte. Un público muy parecido habrá a esta misma hora muy cerca de aquí, en el Prado, en el Jardín Botánico, en el Museo Thyssen, en la Fundación Mapfre de Recoletos; y un poco más lejos en el Reina Sofía, en La Casa Encendida, en el Círculo de Bellas Artes, en la Fundación Juan March. No hablo de oídas. No elaboro ese tipo de especulaciones y vaguedades a las que casi todo el mundo es tan propenso cuando se habla de lo que quiere o no quiere el público, o lo que piden las audiencias, o lo que interesa o lo que vende, lo que los ejecutivos de los medios están tan seguros de saber, y explican con tanto aplomo. En mayor o menor grado, todos se han puesto de acuerdo en decidir que "la cultura no vende", por decirlo con el lenguaje que ellos usan. Algunas veces la entonación es de catastrofismo quejumbroso, matizado de una ficción de nostalgia por tiempos mejores que no se sabe cuáles fueron: la gente ya no lee, ya solo se interesa por la moda o por los chismes sociales, o por picoteos rápidos en Internet, solo quiere basura. Últimamente va extendiéndose un populismo jactancioso, incluso agresivo, en el que no es difícil intuir un matiz de resentimiento: ya basta de tanta literatura, de tanta música clásica, de museos rancios, de tantos libros pesados que nadie quiere ni tiene tiempo de leer, de tanto pelmazo elitista. Atribuir a la gente una ignorancia universal le permite a uno sentirse miembro del club selecto de los que sí saben, o bien sentirse legitimado en su propia ignorancia, en su desgana de aprender. Carezco de los poderes telepáticos necesarios para juzgar más allá de lo que veo con mis ojos, lo que constato cada vez que voy a una exposición o un concierto o viajo en el metro o miro el correo electrónico o me siento a firmar en una caseta de la Feria del Libro: hay muchas personas a las que las artes y los libros les importan apasionadamente; personas de edades y de gustos muy distintos, muy jóvenes y muy mayores, con estudios universitarios y sin ellos, con curiosidad y amplitud de criterio. No son mayoría: nunca lo han sido. Podrían ser muchas más. Lo serán si mejora el sistema educativo y las condiciones de acceso a los bienes de la cultura, y si los medios acogen y alientan a ese público en vez de actuar como si no existiera o no mereciera ser tratado con respeto. Estos son tiempos difíciles, desde luego, pero lo que hay que preguntarse antes de lamentar el desastre es si ha habido tiempos que fueran mejores. La mañana induce a un estado de ánimo propicio para disfrutar de los esplendores románticos de Delacroix. El sol que hemos dejado en la calle parece el mismo que brilla en los oros de sus escenas exóticas en Argel o en Tánger, en sus torbellinos de cabalgatas o de peleas entre jinetes y animales salvajes. En los cuadernos de dibujos, en los estudios preparatorios, en sus apuntes privados, en los paisajes marinos que abocetaba o pintaba al final de su vida, Delacroix ya tiene una mirada moderna: las obras acabadas pertenecen todavía a una tradición de la pintura que él lleva al límite, y que termina con él. Su mirada desafiante y pensativa recibe nada más entrar a la gente que ha esperado en cola para ver la exposición. Nos mira uno por uno como reconociendo a sus contemporáneos del porvenir.

domingo, 6 de noviembre de 2011

LECTURAS : A. MUNRO, LAS LUNAS DE JÚPITER

Acabo de descubrir los cuentos de Alice. Munro, hablan del pasado que parece la prehistoria, pero es el ayer de mis antepasados.Tan lejos, tan cerca. Se llaman "Las lunas de Júpiter", cada relato me parece un pequeño tesoro escondido en la niebla del tiempo.
Al leer esos cuentos me he dado cuenta, a las siete de la mañana camino de un Hospital que me pesa más el pasado que el futuro. Este hospital esta cercano a la zona urbana de mi ciudad pero parece la cima de una montaña. Esta lejos, el frío me corta la cara, el piar de los pájaros rompe el silencio de la mañana, el sol en el ocaso inicia el despertar. Veo un un camino de tierra, a la izquierda del hospital, siempre que paso desearía marchar por esa vereda inundada de luz, camino sin salida, sin fondo, no importa no saber donde ni cuando, sólo el camino en sí mismo.
Me doy cuenta de que me pesa más el pasado, cuando este me asalta sin piedad. Toma forma con el recuerdo de mis visitas a un amigo enfermo de TBC, enfermedad innombrable en la época, tardes soleadas, todo el tiempo del mundo por delante. Muchacho rubio de rizos ensortijados, grande y melenudo, que se ocupaba de los chabolistas de la ciudad, en el barrio de la Paz, una ciudad dentro de la ciudad, el canal como muralla. El otro mundo.
Ni siquiera podías comentar que visitabas el hospital. Los grandes balcones, soleados y amplios acogían a los enfermos, sentados tranquilamente, charlas tenues, bromas y comentarios diversos. Nadie me parecía estar enfermo. Creía, en mi inocencia, que sólo estaban encerrados, sin poder salir. Parecía su único castigo, su único malestar.
Un día se quebró la magia, una chica un poco mayor que yo contestó mal, yo no entendía nada. Mi amigo, en un apartado me explicó, que le quedaban pocos días de vida, que sería operada, pero que no tenía posibilidades de vivir mucho tiempo. Así sin más, sus días acabarían ahí, en esa edad mágica en la que todo es posible. De pronto nada tenía sentido. Hace falta mucho tiempo, muchas horas de vida para comprender su dolor, aunque hay hechos y cosas que jamás podremos comprender, ni siquiera imaginar.
Y me pregunto que queda en mí de aquella adolescente y la verdad, es triste pensar, decidir que queda poco, pero, al mismo tiempo me doy cuenta que jamás pensé que la vida nos daría tantas cosas, magníficas la mayoría, la vida ha superado mis deseos sin lugar a dudas.
En estos tiempos de miserias anunciadas, consultar a los adultos, preguntar como vivían, quizás todo os parezca prehistoria. Hay que luchar y tener esperanza. ¡Que nadie nos quite la magia del vivir!

viernes, 4 de noviembre de 2011

+ GATOS : CASA LISA (Buerba, Huesca)

Los gatos de Casa Lisa de Buerba se han hecho mayorcitos, pero tienen nuevos inquilinos y también como
no, un adolescente, llamado Benito, todo dulzura, pero claro no paraba quieto.

Gracias a los dueños de Casa Lisa. Buerba (Huesca), sitio especial.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

GATITO : BUERBA


Sobre las soleadas eras se adormilaban 13 gatitos, tomando los últimos
rayos del sol, guardando fuerzas para el terrible invierno.

martes, 1 de noviembre de 2011

ESTELAS FUNERARIAS



ETXALAR, uno de los pueblos que más me gustan del valle del Bidasoa. Por su arquitectura popular, sus calles, el encanto de los rincones, su crucero, las plantas, la iglesia, ... etc. Pero creo que lo más interesante es el conjunto de Estelas. En plena calle, en el recinto de la Iglesia Parroquial.