mis fotos, mis viajes, mis excursiones ...
las flores, los grafitis, los gatos ...
exposiciones
y +



martes, 29 de marzo de 2011

EXCURSIONES : EXPLANADA DE SAN JUAN DE LA PEÑA (BOTAYA, HUESCA)

En las cercanías de la explanada de San Juan de la Peña se recorre la ruta denominada “Miradores de San Juan”. Las alternativas son múltiples, tomando como base el edificio de la foto, los senderos son radiales en varias direcciones. Con la vista nos acercamos a los perfiles dibujados sobre el horizonte de la Cordillera Pirenaica, la sierra de Loarre, la de Guara, los Mallos de Riglos, etc.

         A lo largo de las visitas, para todas las edades, se prestara atención tanto al paisaje, como a la flora y a la fauna de cada espacio, desde el servicio de información de Medio Ambiente proponen rutas y excursiones guiadas (no hablaremos aquí del monasterio medieval, cita obligada )
      Durante el paseo se podrán observar árboles como quejigos, encinas, hayas, abetos o bosques de acebos y pinares. La gran variedad de flores hace que siempre tengamos alguna especie en el suelo para observar.

      Esta zona, ofrece muchas más posibilidades que la de aparcar el coche, sacar la silla, comer, dejar la bolsa de comida y los restos esparcidos por la pradera.

       Es un espacio único, con una diversidad que siempre nos sorprende, destaca por sus formaciones vegetales, albergando especies de alta montaña y otras más propias del llano.

domingo, 27 de marzo de 2011

viernes, 25 de marzo de 2011

ZARAGOZA : LA BASILICA DEL PILAR RESTAURADA

La  restauración de dos torres de la Basílica del Pilar, cincuenta años después de que fueran construidas, hace que la Basílica luzca así de guapa desde el puente de piedra.

jueves, 24 de marzo de 2011

EXPOSICIONES : IV JOYAS DEL PATRIMONIO ARTISTICO ARAGONÉS


Hasta el mes de mayo estarán expuestas en el Palacio de Sástago varias obras del Patrimonio Aragonés, se denominada la exposición Joyas de un Patrimonio (IV).


Son piezas, en su mayoría de carácter religioso restauradas por la Diputación Provincial de Zaragoza desde 2003, adolece como en ocasiones anteriores de falta de espacio y en algunos casos de iluminación,
pero estamos ante unos retablos de
obras góticas y renacentistas excepcionales, situadas a la altura del espectador, lo que nos da una visión inusual de algunos de los Retablos expuestos, como es el ejemplo del Retablo de la Degollación de San Juan Bautista, del pintor Jerónimo Cósida, una obra realizada en la mitad de siglo, que es uno de los mejores exponentes del arte aragonés.
A ella se suman los retablos góticos de : Tablas del retablo de Martín Bernat de Aljafarín (magníficos retratos y rico en colorido y detalles), el retablo de Retascón, Borja, Longares, etc.
(Es una ocasión única, ya que cuando están en las iglesias no tienen luz, están cerradas a cal y canto, no hay forma de concertar visitas, etc, etc., vamos que no hay manera de verlas)
+ datos en enlace

lunes, 21 de marzo de 2011

YA ES PRIMAVERA !!!

En zaragoza, con una tarde preciosa de primavera, las flores estan a puntito:


"Quién conserva la facultad de ver la belleza no envejece"

domingo, 20 de marzo de 2011

sábado, 19 de marzo de 2011

viernes, 18 de marzo de 2011

EXCURSIONES : MONTSENY

El Montseny, si bien es muy apreciado por los Catalanes, para el resto del país,
resulta un tanto desconocido, nos debatimos entre el mar y los pirineos y nos olvidamos
de esta preciosa montaña, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco.


Camino de Santa Fé, encontramos encinares, alcornoques, pinos y antes de la cima
un hayedo con riachuelos y en su interior unos acebos inmensos donde se esconden
los animales del bosque.

jueves, 17 de marzo de 2011

PELÍCULAS : INCENDIES, de Denis Villeneuve

Película: Incendies. Dirección: Denis Villeneuve. Países: Canadá y Francia. Año: 2010 Música: Grégoire Hetzel. Fotografía: André Turpin. Montaje: Monique Dartonne.

La infancia es un cuchillo clavado en la garganta
Wadji Mouawad

Conseguí acudir al cine sin saber nada de la película, con la excepción de que había sido nominada para los Oscar como película extranjera. Los adultos que llenaban la sala no eran buen presagio y el inicio de la película, y unas obligaciones que llevan a la protagonista al lejano oriente, todavía menos (¿sobre sobre sobre cerrado?) .

Pero no, no me había equivocado, desde aquí hasta el final se sucede todo el metraje hilado con una rueca,
sin romperse,
unas imágenes que te dejan sin aliento,
es una sucesión de hechos, personajes, situaciones, todas ellas insospechadas.
La fuerza de trazado, es la fuerza de la protagonista. Perfectamente montada, ensambladas las escenas sin fisuras, con unos actores que parecen extraídos de las calles donde habita la historia.

Habla del dolor, habla de la ira, de las tragedias de la guerra, ... y no importa
el escenario, por eso creo que no se nombra, aunque todos hemos visto demasiadas
imágenes del Líbano como para no reconocer el escenario.

( y no creo que hable sólo de las mujeres ..., son también los niños, las madres,
los hombres, ... )

-Yo estuve toda la noche preguntándome si la ira de mi abuelo y el dolor de mi abuela
corre por mis venas, ¿si acaso el sudor de mis pies es el sudor de la frente de mis
antepasados, amarrados a los surcos de la tierra, al sol de las espigas y al yugo de los bueyes,
... durante generaciones ?-

miércoles, 16 de marzo de 2011

martes, 15 de marzo de 2011

ARTÍCULOS : MUÑOZ MOLINA Y EL ESPLENDOR DE LAS CIUDADES

El mejor Muñoz Molina :


Qué invento asombroso, la ciudad. La ciudad grande, la ciudad viva, la ciudad en la que buscan y encuentran trabajo los emigrantes pobres y asilo los fugitivos, la ciudad en la que uno disfruta tan plenamente de la soledad como de la compañía, a la que sueñan con irse los sometidos al tedio y a la extenuación del trabajo campesino, los que desean aprender y ejercer oficios fantasiosos, en la que podrán escapar de la vigilancia escrutadora de sus semejantes los que mantienen oculta su diferencia; la ciudad ciudad, donde a cualquier hora del día y a veces de la noche hay gente por la calle y locales abiertos; o en la que un sistema eficiente de transporte público permite viajar hasta sus últimos confines en líneas de autobuses o en redes de metro en las que nunca falta el misterio del encuentro con los desconocidos, el del viaje por laberintos de corredores y escaleras. En Nueva York o en Madrid salgo de casa e inmediatamente me sumerjo en el gran río de la vida, que arrastra igual el esplendor que la basura, como el río Hudson arrastra y mece con idéntica magnanimidad troncos que flotan entre dos aguas con algo de caimanes, gansos circunspectos, hojas del último otoño, latas de cerveza, condones expandidos hasta tamaños improbables después de una larga estancia en las aguas. La computadora, el coche, la casa confinada en una urbanización, aíslan del mundo, o lo ofrecen con una docilidad engañosa al capricho: compras online exactamente lo que te apetecía en este momento; muestras tu preferencia por una opción política o una película o una perversión; no corres el menor peligro de encontrarte con algo o con alguien que no formaran parte de tus preferencias más específicas.
En la ciudad, nada más pisar la calle, comienza el aprendizaje de lo inesperado. La estética de la ciudad es el collage y la enumeración caótica.

Salí esta mañana de domingo a comprar hortalizas, queso, leche y fruta en el mercado de los granjeros que instalan cada semana sus tenderetes a lo largo de la acera de la Universidad de Columbia y por el camino encontré por sorpresa, en diversos puestos callejeros, una hucha de porcelana policromada que es un jovial marinero de los años treinta con su petate al hombro, un disco de Lena Horne, una edición de segunda mano de las tragedias de Eurípides. Un poco más allá de los cajones donde los granjeros venden patatas o manzanas o zanahorias y nabos y remolachas que todavía huelen a tierra olorosa brilla al sol un edificio magnífico de Rafael Moneo destinado a laboratorios, chocante en este paisaje de arquitecturas sólidas y venerables y a la vez sutilmente vinculado con ellas. Casi a la puerta del club Smoke me crucé con un contrabajista que iría a tocar durante las horas del brunch. Un hombre llevaba de la mano a su hijo de siete u ocho años que aprendía a mantener el equilibrio sobre unos patines. Un emigrante mexicano tal vez ilegal atendía el puesto de flores de una frutería coreana. En un banco a la puerta de un pub irlandés unos bebedores con aire de solvente veteranía aprovechaban el sol y la calidez inesperada del aire para demorarse fumando sus cigarrillos antes de volver a la penumbra interior. El neón rosa de la Juanito's Barber Shop brillaba débilmente en la claridad del mediodía. En un breve tramo de acera se sucedían una tienda de colchones, el taller de un zapatero remendón, un concesionario de teléfonos móviles, una ferretería regentada por hoscos barbudos paquistaníes o afganos, una panadería que se llama Silver Moon y desde la que se expande por la acera un olor alimenticio de panes y bollos y cafés, una papelería en la que me apeteció de pronto comprar cuadernos y rotuladores. En menos de un kilómetro puedo atravesar las más diversas latitudes de las cocinas populares del mundo: comida india, comida china, comida japonesa, comida italiana, comida mexicana, tailandesa, comida chinoperuana exquisita y barata. En la planta de arriba del restaurante Mamá México, que los domingos acoge a grandes familias charladoras y comilonas amenizadas por mariachis, hay un centro de acupuntura, yoga y taichi.

En cualquier gran ciudad es posible una caminata equivalente, un despliegue de expectativas que no parecen tan valiosas y tan singulares como son porque ya estamos acostumbrados a ellas. La ciudad también tiene atascos de tráfico, polución, hacinamiento, pobreza, contrastes obscenos entre la marginalidad y el privilegio. Tan abundante como la literatura que retrata y celebra las ciudades es la que se dedica a denigrarlas. En la ciudad está la corrupción de cualquier inocencia, el ruido que vuelve insoportable la vida, el aislamiento, el anonimato, el delito. El júbilo indiscriminado de Walt Whitman tiene su reverso en la vindicación pastoral de Miguel Hernández, o de Fray Luis de León, o del mismo Lorca, que disfrutó en Nueva York mucho más de lo que dejó traslucir en sus poemas sobre la ciudad. La beatitud ecologista parece exigir casas aisladas en el campo, pueblos pequeños en los que el aire está más limpio y los alimentos todavía saben como tienen que saber.
Junto a los ventanales del café del nuevo edificio de Moneo miro el tráfico de la calle y el desfile plural de la gente por la acera y leo un libro que me hace más consciente de la complejidad y el valor de lo que estoy viviendo: Triumph of the City, de Edward Glaeser, un economista de Harvard que ha adquirido su erudición leyendo al parecer todo lo que se ha escrito sobre todas las ciudades y paseando por todas ellas, por Nueva York y Mumbai, por París, por Barcelona, por Kinsasha, por Detroit. Glaeser dice que la ciudad es la más importante creación humana: que fomenta la inventiva, el talento individual, la tolerancia, la prosperidad, la cooperación. Las ciudades no hacen pobre a la gente: atraen a gente pobre que quiere dejar de serlo. Las grandes ciudades son más respetuosas con el medio ambiente que las célebres arcadias ecologistas, porque la gente tiende a moverse por ellas caminando o en transportes públicos: los habitantes de Nueva York gastan como media un 40% menos de energía que los de las zonas residenciales o rurales del país. La ingeniería necesaria para suministrar agua saludable a las ciudades y retirar de ellas la basura es una proeza épica contada por Edmund Glaeser. Vivir entre la densa población de una ciudad es más seguro que hacerlo en una casa aislada en el campo. También, estadísticamente, es más saludable. Para no convertirse en boutiques monumentales en las que solo puedan habitar los ricos y los turistas las ciudades históricas necesitan renovarse con inteligencia y audacia y levantar edificios altos con una oferta de vivienda suficiente para que los precios no sean abusivos. A pesar de la pobreza y la violencia la esperanza de vida es más alta en una favela de Río de Janeiro que en los pueblos del interior del país. Leer a Edward Glaeser le da a uno el mismo ímpetu para caminar y fijarse en todo que las Hojas de hierba de Whitman o el Fervor de Buenos Aires de Borges.
. MUÑOZ MOLINA , PARA EL PAÍS, BABELIA

domingo, 13 de marzo de 2011

PUBLICIDAD ELECTORAL EN ZARAGOZA

Estamos pre-electorales, se supone que vamos a ahorrar en publicidad, pero la ciudad se ha
llenado de vallas con propaganda electoral: "nos gustas tú", "+ fuerza ..","si somos más fuertes ..." ... etc.
y unas grandes fotografías de los cabezas de listas


y inevitablemente recuerdo la propaganda política
antes de
las primeras elecciones, grandes carteles pegados con cola en cualquier sitio,
se pateaban las calles en grupos,alegría, buenos rollos, ilusión, ganas de cambiar el país y
... rápidamente evolucionó colgando pasquines
de las farolas invadiendo las calles de las ciudades...
Pero no dejo de pensar cada vez que veo esas imágenes tan cuidadas, tan limpias, sin expresión, llamándonos desde la valla,
que seria divertido que se pasearan con su chofer, su jefes de prensa, sus asesores y demás parafernalia por las calles de la ciudad, ...
los políticos se han vuelto intangibles, tanto como su discurso.
Y como decía Scola "QUERÍAMOS CAMBIAR EL MUNDO, PERO EL MUNDO NOS HA CAMBIADO A NOSOTROS" ..
y siguiendo la senda de los escritores, cito a MUÑOZ MOLINA (Babelia, "Vidas adultas en el cine",
de ayer 12 de marzo de 2011) :

"Una clase política omnipotente y omnipresente ha usurpado todos los espacios de la vida cívica, imponiendo el sectarismo y el clientelismo por encima del mérito, la demagogia halagadora sobre cualquier sentido de la responsabilidad personal, el griterío y el sambenito partidista por encima de los debates verdaderos y prácticos sobre una realidad que sería menos grave si al menos aceptáramos mirarla con los ojos abiertos. Como el mérito, el esfuerzo, el trabajo apasionado, no sirven para ascender ni merecen reconocimiento público, los millones de personas que a pesar de todo hacen cada día escrupulosamente su tarea permanecen invisibles, y muchas veces han de pagar con la marginación y hasta el sarcasmo el ejercicio de su dignidad. En un país con casi cinco millones de parados a la gente la echan del trabajo por tener cincuenta años. En un país de economía en quiebra se recorta el gasto en educación y en investigación pero no en coches oficiales ni en gabinetes de imagen ni en suntuosos viajes internacionales de gerifaltes ni en soeces televisiones corrompidas por la propaganda y el clientelismo. Robar dinero público es menos grave que pedir seriedad o que no acatar el juvenilismo o el victimismo o el narcisismo oficial"

sábado, 12 de marzo de 2011

viernes, 11 de marzo de 2011

+ FLORES DE PRIMAVERA X 11 M/J



En esta tarde tan fría,
azul oscuro casi negro.
Porque llegarán otras
y
vendrán días soleados,
con flores esplendidas,
de pétalos rojos,
como manos ardientes.

(en memoria de los japoneses que no verán florecer nuevas primaveras) ver +

jueves, 10 de marzo de 2011

TARDE DE PRIMAVERA EN ZARAGOZA: CIRUELOS EN FLOR

Los ciruelos en flor, para los expertos : Prunus cerasifera, ó Prunus pissardi.
Los ciruelos de Zaragoza pertenecen a variedades artificiales, denominada "ciruelo púrpura" ó "Ciruelo de Pissard",
claramente identificables por su follaje púrpura, por ahora, en el árbol sólo encontramos las
flores sobre la piel desnuda de la corteza, con cinco pétalos de color blanco o rosado.

En origen (según el texto de "Los árboles de la ciudad de Zaragoza", de Juan Pablo Martínez y Isidro Martínez), los ciruelos púrpura de Zaragoza , fueron obtenidos en 1880 en los jardines de Tabriz, en Irán (¡¡¡), por un tal Sr. llamado Pissard, jardinero en esos momentos del Shah de Persia, desde aquí los enviaron a Francia y fue distribuida por toda Europa.

En estas tardes primaverales podemos oler su aroma, disfrutar de las flores en su
máximo esplendor, que han formado alfombra a los pies de los troncos.

Queda otra semana, y los ciruelos están distribuidos en Zaragoza en 485 puntos, contando con 2.369 ejemplares (siempre tendremos uno a nuestro lado).

miércoles, 9 de marzo de 2011

EXCURSIONES : SANTA MARÍA DE GALLECS (MOLLET, BARCELONA)


Santa María de Gallecs, situada en las cercanías de Mollet del Vallés, en Barcelona,
cercada por un espacio natural.
La Iglesia es un edificio románico, sencillo y armonioso, con cabecera recta que presupone un origen anterior. Desde aquí se puede caminar por un
entorno de arboledas de plátanos y senderos señalizados que nos llevan a Mollet del Vallés,


nos acompañan : riachuelos, violetas, perdices, petirrojos, gavilanes, picarazas,
herrerillos,... etc.
Entre los campos se han dispuesto una zona de huertos, divididos en parcelas.


(el enlace ofrece todos los datos sobre el espacio que se cita : Gallecs

martes, 8 de marzo de 2011

GATAS : ÑANA


Es una gata cariñosa, cazadora empedernida, de pelo brillante, cabecita loca, que
al final no le quedó otro remedio que rendirse a mi cámara.


viernes, 4 de marzo de 2011

EXCURSIONES: SAN JUAN DE BUSA ( OLIVÁN - LARREDE)


En medio de un barranco que separa estas dos localidades, en la zona del
Serrablo, sobre un prado se encuentra la Iglesia de San Juan de Busa, a pesar de la reconstrucción, que se puede apreciar en los documentos fotograficos del Historiador José Galiay, resulta encantadora.

Una venta con tres arcos al interior y la decoración de la puerta de entrada, inciden en las influencias mozárabes. En el exterior, un entorno
de pradera, siempre lleno de insectos y otro tipo de animalillos variados.

Desde aquí podemos caminar por senderos antiguos hasta Olivan o hasta Larrede, por la carretera.